Top Social

30.11.15

NUESTRO PRIMER VIAJE EN FAMILIA - LAS LANDAS (I)


Este verano hicimos nuestra primera escapada con Pimpollín. Nos hacía muchísima ilusión, irnos los tres solos, lejos de nuestro entorno, trabajo, obligaciones... Como queríamos ir en coche (por aquello de no tener que prescindir de las tres mil millones de cosas que llevábamos para Pimpollín como buenos primerizos), elegimos un destino cerquita para que no fueran demasiadas horas de coche. No nos costó mucho decidirnos ya que era un lugar al que Papichulo y yo llevábamos tiempo queriendo visitar, así que sin darle muchas vueltas a mediados de septiembre pusimos rumbo a las Landas. No sabíamos si llegaríamos por tierra o por aire, ya que marchamos en plena ciclogénesis explosiva, pero en 4 horas alcanzamos nuestro destino sin incidentes. 

Nuestros amigos Dani y Susana (de Susan&bear) nos recomendaron un camping al que ellos suelen ir. La verdad que nos ahorraron el tiempo de buscar y comparar, porque anda que no hay campings en las Landas!! El que nos recomendaron es el Camping Le Saint Martí en Moliets Plage, y la verdad que fue todo un acierto. Un camping con todo tipo de servicios, bastante grande y pegado a la playa.


Acceso a la playa
Vista desde el acceso a la playa

Nos alojamos en un pequeño bungalow, y aunque los primeros dos días hizo un tiempo horrible, lo cierto es que incluso lo agradecimos. Queríamos descansar, desconectar y disfrutar de Pimpollín, y para esto el tiempo fue un gran aliado, ya que si hace bueno no nos hubiésemos resistido a salir a tomar el aire y a explorar el nuevo entorno. Esos primeros días disfruté muchísimo de la peque, que estuvo encantada dando sus primeros pasitos por el bungalow, feliz de podernos seguir de habitación en habitación y poder tenernos siempre a la vista. Además teníamos un porche en el que cuando el tiempo lo permitió salimos a desayunar, a jugar y a comer.


El tendal que veis ahí plegado sirvió de barrera para que Pimpollín no se tirara por las escaleras.

Los que conocéis este lugar estaréis de acuerdo conmigo en que la sensación de paz y de inmensidad que se siente en esas interminables playas es alucinante. 



Nos dimos largos paseos, Pimpollín a ratos practicaba eso de andar agarrada, otros iba en la mochila sin perder detalle de todo lo que nos rodeaba.



Disfrutamos muchísimo de estos paseos, fueron relajantes para nosotros y muy estimulantes para Pimpollín, que no había quien la sacara después de allí sin armar un escándalo!! Pero como véis no quedó otra:


El tiempo nos echó
Pero las Landas no son sólo playas y más playas, la semana que viene os lo mostraré.

2 comentarios on "NUESTRO PRIMER VIAJE EN FAMILIA - LAS LANDAS (I)"
  1. Qué sitio tan bonito!!! Habrá que ir a conocerlo . Preciosas fotos !!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carmen!! Merece la pena visitarlo, te lo recomiendo!!! Te va a encantar :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario