Top Social

Slider

Image Slider

8.2.16

INVITACIÓN DE BODA PARA SHEYLA Y MANEL


Hay bodas que te gustan por personales, otras por emocionantes, otras por bonitas, otras por divertidas... y luego está la boda que lo tiene todo, personalidad y mimo, emociones a raudales, un entorno y decoración preciosos y mucha diversión. Una boda redonda vaya. Y ¿no es genial que una boda así se celebre en tu propia familia? Pues sí, la boda de mi prima Sheyla ha sido una de esas, claro que no podía ser de otra manera con toda la ilusión y esfuerzo que puso en ese día. Un día precioso con una fecha muy especial para nuestra familia, que celebramos juntos como la ocasión merecía.


Por esa ilusión y esfuerzo que sabía que estaba poniendo (y porque la quiero a rabiar, qué leches!) me encantó poderme encargar del diseño de sus invitaciones. Lo cierto es que tenían una idea muy clara de lo que querían, así que me dieron la mitad del trabajo hecho.

Sheyla y su ya marido Manel, son expertos en bienvenidas y despedidas en los aeropuertos al proceder de distintos lugares de la península, por ello decidieron que su boda debía girar en torno a esta temática. Aún no me había tocado diseñar este tipo de invitación así que me hizo especial ilusión probar a ver qué resultado obteníamos, y al parecer gustó y mucho.

Como ya os habréis fijado la invitación simula un billete de avión, pero de una aerolínea pensada sólo para ellos y con su propio logotipo.

Esta misma gráfica les sirvió más tarde para unificar distintos detalles de la boda, como el packaging de los detalles de los invitados.


Aunque ya hayan pasado unos meses, reitero mis deseos de que seais muy felices, estoy segura de que lo vais a ser, sólo había que veros miraros ese día el uno al otro.

¿Qué os ha parecido la invitación? ¿Os gustan este tipo de diseños de "falsos" billetes, entradas de cine, etc?
25.1.16

MI EMBARAZO

Foto Marta de la Hoz
Lo cierto es que tenía muchas dudas de si escribir o no este post, pero sois varias las personas que me lo habéis pedido, y por eso finalmente me he decidido.

En parte tenía dudas de hacerlo porque he de reconocer que tuve un embarazo maravilloso, y a veces parece que sólo ayudan las malas experiencias en las que quien lo está pasando mal se pueda sentir reflejada y sentirse de esa forma algo más comprendida.

Pero cuando yo estaba embarazada e incluso antes, cuando pensaba en tener hijos, me tranquilizaba leer blogs en los que también se contaban experiencias positivas, embarazos disfrutados de principio a fin, y partos bonitos, que de los malos ya te habla el resto de la humanidad. De esta manera se calmaban algo mis temores y pensaba: "Bueno oye, a veces las cosas pueden salir bien, por qué ponerme en lo peor?". Esa filosofía la mantuve desde el primer momento, y estoy segura de que ha contribuido en cierto modo a que lo haya llevado tan bien (en cierto modo si, a veces por muy positiva que sea tu actitud las cosas se tuercen, lo sé). Pero a un embarazo, aún yéndote bien, puedes verle muchas cosas negativas si no tienes una buena actitud. Al fin y al cabo, a todas nos pesa la barriga, se nos transforma el cuerpo y dormimos más incómodas.


Una vez que Papichulo y yo decidimos que queríamos ser padres, lo primero que hice casi inconscientemente fue empezar a cuidarme. Me entró como un ataque de responsabilidad corporal y decidí preparar bien el terreno. Bien es cierto que no tuve demasiado tiempo de prepararlo porque en la primera ovulación ¡bingo!. El día de los santos inocentes, lo que parecía una inocentada un test nos lo confirmó.

A partir de ahí empezaron los 9 meses más ilusionantes de mi vida. Tampoco penséis que no tuve ni una molestia eh? Pasé una buena temporada con náuseas matutinas, que me coincidió con mi estreno como docente en un curso para adultos, compaginándolo con mi trabajo como diseñadora. Trabajé mañana, tarde y noche (por las noches preparaba las clases) y todo esto con un sueño desbordante que me hacía caer rendida donde quiera que me posara (seguro que el trabajo no ayudó la verdad). Pero es cierto que una vez superada esa fase, el primer trimestre aproximadamente, lo demás fue una experiencia preciosa.

Nuestra primera ecografía
Verla la carita en la primera ecografía, oir sus latidos por primera vez (es cierto! está ahí!), la primera patadita que noté, la primera prenda suya que guardas como si fuese de cristal y se fuese a romper, cuando te dicen: es una niña!!, pintar su habitación, cómo la llamamos?, el apoyo de tantas madres amigas, cuando te confirman que todo va bien, notar esos suaves golpecitos cuando tiene hipo... No puedo evitar emocionarme recordando todos esos sentimientos que viví tan intensamente.

Por eso si estás embarazada o si estás pensando en estarlo pronto, aquí te dejo mis consejos:

- Empápate de buenas experiencias, ya sé que has oído cosas horribles y desgracias varias, pero es que de las buenas apenas se habla!!!

Aliméntate de forma equilibrada, no olvides que todo lo que consumes le llega a tu bebé, pero no te niegues los antojos, siempre he creído que el cuerpo es sabio y hay que escucharle. Yo me inflé los primeros meses a pepinillos, por algo sería fijo jaja.

- Haz ejercicio, probablemente de haberlo sabido me habría preparado aún más físicamente. Estar en forma te ayudará en el parto y en la recuperación.

- Infórmate, yo leí mucho, tanto libros como blogs de madres y de pediatras. Sobretodo entérate de lo que puede estar en tu mano para al menos intentar que todo vaya lo mejor posible. También de las opciones que tienes a la hora de preparar el parto y de dar a luz.

- Haz tu vida normal, a no ser, claro está, que el ginecólogo te recomiende otra cosa, y por supuesto dentro de lo razonable (el puenting lo tendrás que dejar para más adelante). Repítete a ti y a los demás sobretodo que estás embarazada no enferma!!!

- Visualiza, visualiza a tu bebé, imagínatele ya en tus brazos, háblale, acaricia la barriga y comunícate con él, no tiene por qué ser en voz alta, mándale amor y dile cuánto lo quieres ya aunque aún no os hayáis visto.

- Y por último, confía en tu cuerpo y sigue tu instinto, no olvides que nos guste o no, estamos programadas para esto, y nuestro cuerpo sabe perfectamente qué hay que hacer, y tu bebé también. Así que, escucha opiniones pero que nadie decida por tí.

Foto Marta de la Hoz
Espero que os haya servido de algún modo mi experiencia y así devolver aunque sea una pequeña parte de la ayuda que recibí yo leyendo a otras mamás.


18.1.16

INVITACIÓN DE BODA PARA PEDRO Y TAMARA


Enfrentarnos a nuevos retos nos hace crecer, y eso me pasó con la invitación de Pedro y Tamara. Ellos no querían una foto suya en su invitación, pero sí les apetecía aparecer de algún modo. Así que les propuse ilustrarles integrándoles en el diseño, y este fue el resultado.


Obtuvieron unas invitaciones divertidas, frescas y muy personales. Igual que en otras invitaciones que os he ido enseñando, se utilizaron los colores que los novios me indicaron que iban a predominar ese día.


En el reverso se añadió un mapa de localización de la finca donde se celebraba, incluyendo a su perro Chuchi junto con todos los datos necesarios para que los invitados no tuviesen ninguna duda.


Insertados en unos sobres color craft con cuerda decorativa cruzándolo, la imagen era la de una boda romántica en el campo, justo lo que los novios querían transmitir y lo que los invitados vivieron ese 15 de agosto.

Gracias pareja por hacerme partícipe de ese día tan especial para vosotros y por encargarme el diseño de vuestra invitación, fue un placer hacerlo.


11.1.16

PUENTE Y BODA EN EL VALLE DEL JERTE (II)


Como os adelantaba la semana pasada, Pimpollín no acabó el puente tan bien como lo empezó. A la mañana siguiente de la boda amaneció con un ojo hinchado y rojo que apenas podía abrir. Como llevaba unos días con mocos lo achacamos al catarro y se lo limpiamos varias veces con manzanilla, con lo que mejoró bastante rápido. Lo peor vino por la noche cuando empezó a respirar con dificultad y tuvimos que llevarla a urgencias del hospital de Plasencia. Tras una larga espera nos dijeron que era vírico, que lo del ojo era conjuntivitis consecuencia del catarro, y la pusieron mascarilla con oxígeno y ventolín, cosa que no la gustó nada, nos costó sudor y lágrimas que aguantara un poco con ella puesta. Por suerte mejoró y la cosa no fue a mayores.

Al día siguiente se despertó mucho mejor y como hacía muy buena temperatura decidimos continuar con nuestro plan de hacer una ruta que llevábamos en mente: la Ruta de la Garganta de las Nogaledas.

Resultó ser una ruta muy asequible y muy bonita, sobretodo por las cascadas que íbamos encontrando por el camino. Los árboles estaban preciosos con los colores del otoño, así como la alfombra que habían creado con las hojas caídas. Estaba bastante bien señalizada, con muchas partes con peldaños de madera a modo de escaleras y en muchos tramos habían instalado varios metros de cuerda que ayudaba mucho en la ascensión.



Pimpollín la hizo prácticamente entera dormida, sólo vio las dos primeras cascadas, pero así fue mejor porque descansó, que la venía muy bien para recuperarse del catarro, y porque no hubiésemos terminado la ruta ni en tres días si hubiese estado despierta, queriendo como siempre ir andando sola y sin ayuda.



En el punto más alto que alcanzaba la ruta se podían apreciar todos los cerezos perfectamente alineados en terrazas. En otoño estaba bonito, pero no me puedo imaginar el espectáculo que tiene que ser hacer esta ruta en primavera con los cerezos en flor. Voy a tener que volver para verlo con mis propios ojos!!


¿Habéis estado en el Jerte? ¿Qué os ha parecido la ruta? ¿La conocíais?
4.1.16

PUENTE Y BODA EN EL VALLE DEL JERTE (I)


El pasado puente de la Constitución, Papichulo, Pimpollín y yo hicimos las maletas y pusimos rumbo al valle del Jerte para asistir a un evento muy especial para mi. Se casaban unos amigos que conocí durante la carrera y que son como de mi familia desde hace más de dieciséis años.

La boda se celebraba en el Hotel Balneario Valle del Jerte, un lugar precioso con unos jardines que en esos días de otoño estaban espectaculares.



La ceremonia fue muy íntima, emotiva y con una decoración cuidada al detalle, cosa que no me sorprendió conociendo a los novios, pero lo cierto es que el resultado no pudo ser mejor. Además hizo un día soleado que hizo que aún resaltaran más los colores del otoño que rodearon la celebración.



Aún no os lo había dicho, pero tengo una familia que vale su peso en oro. Mis padres y mi hermana vinieron a pasar el puente con nosotros, de manera que se hicieron cargo de Pimpollín durante la boda, cosa que agradecí muchísimo porque está como una moto.


El banquete fue en un gran salón, que a pesar de su tamaño, los novios consiguieron transmitir una sensación cálida y acogedora para los invitados. Tras ver algunos vídeos, tanto dedicados a los novios como alguno de los novios dedicado a sus invitados, comenzó el baile en un espacio anexo donde lo dimos todo hasta la media noche.


Como véis Pimpollín no se quedó atrás y se echó sus primeros bailes. Es ya toda una experta en bodas, si no recuerdo mal lleva seis, y siempre consigue su propio reportaje por parte de los fotógrafos. Daba gusto verla tan contenta, juntándose a otros niños, mirando todo con curiosidad... una pena lo que pasó al día siguiente, pero eso ya os lo cuento la semana que viene.

A la feliz pareja quiero desde aquí darles las gracias por la boda tan maravillosa que organizaron y permitirnos disfrutar de ese día tan especial para ellos. Os queremos.

Espero que hayáis comenzado todos el año con buen pie y que los Reyes acierten con sus regalos!!